Reflexiones Cristianas para Jóvenes – Hermanos en Cristo

Reflexiones Cristianas para Jóvenes – Amor Fraternal

Un hermano es alguien en quien confías y te sientes seguro, alguien de quien eres responsable de su bienestar porque hay respeto, integridad y honestidad. Un hermano verdadero siempre tendrá muchos defectos, pero en medio de todo eso; es alguien que nos ayudara a esforzarnos, especialmente cuando nos encontremos en nuestras propias batallas.

Reflexiones Cristianas para Jóvenes - Hermanos en Cristo

Por: Hernán Camacho

Yo tengo dos hermanos y soy el segundo hermano de la familia. Mi hermano mayor Henry rápidamente intervino para llenar el vacío que mi padre había dejado cuando dejo este mundo.

A pesar de que era sólo un niño. Henry buscó el bienestar y la seguridad de los hermanos menores.

Yo me convertí en su sombra, inculcó en mí muchos rasgos de carácter que he llevado a través de la vida. Mi hermano se volvió en mi héroe y yo lo miro hasta ahora como mi brújula en la vida. Es un líder natural, y siempre quise ser igual que él.

 

VER TAMBIÉN: Enseñanza del Buen Granjero

 

Reflexiones Cristianas para Jóvenes Cristianos

Mi madre una vez quedando viuda, tuvo que hacerse cargo de nosotros tres. Y fue ahí cuando nuestros lazos como familia crecieron y el amor que cultivamos mi madre, mis hermano y yo, crecieron con el tiempo. Y siempre velamos por el bienestar del uno por el otro.

Podría escribir muchas vivencias positivas y adversas que pase a lo largo de la vida con mis hermanos y mi madre. Y el amor que nos tenemos como familia. Pero el fin de esto es poder hacer una reflexión y decir que también podemos amar a nuestros hermanos en Cristo; como está escrito:

“Paz sea a los hermanos, y amor con fe de Dios el Padre y del Señor Jesucristo”. Efesios 6:23

“Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios”. Juan 1:12

Dios nos dio una familia en Cristo y nos dio potestad de ser hechos hijos de Dios, porque creemos en su nombre y recibimos a Jesús como nuestro Señor y Salvador. Por lo tanto al ser hijos de Dios, nos une una misma promesa. Y la sangre de Cristo que fue derramada en la cruz del calvario nos hace hermanos en la fe.

 

VER TAMBIÉN: Características del Amor de Dios

 

Tal vez que tú que lees estas líneas, no eres mi hermano biológico o de sangre. Pero eres mi hermano en Cristo. Y donde te encuentres leyendo esto, deseo que te vaya bien y que Dios bendiga tu vida y te llene de abundancia de paz.

Dios te bendiga amado y amada hermana en Cristo

 

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *