Carta de Dios para ti – Meditando en Dios y en su amor

Carta de Dios para ti – Reflexionando en Dios

Si prestamos atención a su voz, Dios siempre esta hablando a nuestro corazón. Esta carta de Dios para ti sea de mucha reflexión.

Carta de Dios para ti - Meditando en Dios y en su amor

Buenos días,

Cuando te levantaste miré y esperé que me hablaras, sólo unas pocas palabras de tu boca, y agradecerme por las cosas buenas que te están pasado.

Pero me di cuenta que estabas ocupado seleccionando la ropa adecuada para el trabajo. Esperé otra vez para oír tu voz. Cuando corrías por la casa recolectando papeles, espere unos minutos para oírte decir hola. Pero no lo hiciste.

Quería decirte que podía ayudarte a lograr más de lo que jamás habías soñado, si tan sólo pasaras un poco de tu tiempo conmigo. Espere que me hablaras mientras te sentabas en una silla sin nada que hacer. Esperé oír una palabra tuya.

 

VER TAMBIÉN: La sal de la tierra Reflexión Bíblica

 

Entonces te pusiste de pie; Pensé que querías hablar conmigo, pero corriste al teléfono y llamaste a un amigo. Vi cómo te fuiste al trabajo y espere pacientemente todo el día para escuchar de ti. Pero con todas tus actividades estabas demasiado ocupado para hablar conmigo.

 

Reflexión carta de Dios para ti

 

En el almuerzo miraste alrededor; y vi que sentiste vergüenza para ponerte en oración y agradecer por los alimentos. Y viste que tus amigos te observarían orando así que no lo hiciste.

Todavía quedaba más tiempo, y esperaba que habláramos. Te fuiste a casa y tuviste muchas cosas que hacer. Cuando terminaste, encendiste el televisor; Esperé mientras seguías viendo la televisión, pero de nuevo no hablaste conmigo.

 

A la hora de acostarte estaba totalmente cansado. Después que dijiste buenas noches a tu familia, te metiste en la cama y te dormiste. Yo quería mucho ser parte de tu día. Podríamos habernos divertido tanto y haber logrado tanto juntos.

 

VER TAMBIÉN: Jesús, la luz del mundo

 

Te amo tanto hijo que espero todos los días un pensamiento, una oración, un agradecimiento. Bueno, ¡tal vez mañana! Estaré esperando.

Tu amigo,

Dios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *