0

Promesas de Dios en momentos difíciles y de prueba

Promesas de Dios en tiempos de prueba.

Nadie desea tiempos difíciles en la vida. Nadie pide sufrimiento ni tormentas. Nadie anhela caminar a través de profundos ríos de enfermedad, rechazo y dolor, o tratar de encontrar el camino para salir de la oscuridad de la confusión y la duda. Las promesas de Dios son nuestro único refugio.

Sin embargo, si hemos vivido lo suficiente, sabemos que esto es cierto. Todo es parte de la vida.

Promesas de Dios en momentos difíciles

Tal vez por eso Dios nos recuerda una y otra vez en Su Palabra que las pruebas son parte de nuestro viaje. Es lo que nos hace más fuertes, nos da resistencia, construye nuestra fe. Él nos dice que no nos sorprendamos de los problemas que enfrentamos, sino “que nos regocijemos” en las promesas de Dios.


“Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría”… 1 Pedro 4: 12-13

 

“Regocijarse es una elección”.

Nuestras tormentas pueden parecer duras, pero todas ofrecen la oportunidad de beneficiarnos de ellas. Y Dios puede tomar lo que parece trágico en un final victorioso. Puede que no suceda tan rápido como nos gustaría, pero la bendición vendrá de la misma tormenta. Porque así es como Dios obra. Su luz brilla en la oscuridad más caótica que pudiera existir.

Promesas de Dios en momentos de angustia

Vea también: 5 herramientas espirituales para ayudarle a superar las tormentas de la vida

Y nunca volveremos a ser los mismos. Porque la persona que salga de la tormenta será diferente a como entró. Podemos estar seguros de que la obra de Dios dentro de nosotros no es nunca para hacernos daño, sino para fortalecernos, para construir un carácter y una fe más preciosa que el oro.

Él nunca nos prometió que esta vida sería fácil, pero si nos prometió que Él es más grande que cualquier tormenta que enfrentamos… y Él siempre está trabajando para nuestro bien, así de fieles son las promesas de Dios

Él está con nosotros. Justo en medio de todo.

Aquí hay siete promesas de Dios que nos recuerdan que Dios traerá lo bueno de las tormentas que enfrentamos:

Promesas de Dios para ti

1. ” Mas él conoce mi camino; Me probará, y saldré como oro.”. – Job 23:10

Saldremos “como oro”, probado, y verdadero. Dios conoce nuestro camino, y sólo estamos de paso. Nos recuerda que saldremos victoriosos de toda situación con su ayuda. Transformándonos y haciéndonos cada vez más fuertes

2. ” Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he venido al mundo.”. – Juan 16:33

Él nos recuerda que habrá problemas en este mundo, pero Él ya lo superó todo. Ya es victorioso. Y ese mismo poder funcionar en nosotros hoy, dándonos el valor y la fuerza para perseverar y vencer.

3. ” Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”. – Romanos 8:28

Para aquellos de nosotros que lo amamos y somos llamados a su propósito, Él promete estas palabras poderosas, ” a los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien.”. No sólo las cosas buenas que suceden, sino que en todo, podemos estar seguros. Él ciertamente traerá algo bueno de él. Es nuestro Redentor, y no desperdiciará nuestro dolor.

 

VER TAMBIÉN: No temas porque yo te redimí

 

Toma las Promesas de Dios en tu vida

4. “Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.- Santiago 1: 2-3

Dios nos recuerda que debemos elegir la alegría en todo lo que enfrentamos, confiando en que Él está trabajando en cada dura prueba que enfrentamos, para ser más fuertes. Sólo podemos construir una fe más profunda y perseverante caminando por los tiempos difíciles pero sabiendo que Él está con nosotros en toda situación.

5. “… quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones para que, con el mismo consuelo que de Dios hemos recibido, también nosotros podamos consolar a todos los que sufren. Pues, así como participamos abundantemente en los sufrimientos de Cristo, así también por medio de él tenemos abundante consuelo.”- 2 Corintios 1: 4-5

A menos que experimentemos dificultad y sufrimiento, no podremos ayudar de verdad a otra alma que se enfrenta a la pérdida y el dolor. Es sólo a través de nuestro propio dolor y dificultades, que podemos tener una comprensión más completa de lo que otros pasan también. Hay gran consuelo en saber que Dios usará lo que hemos experimentado, para favor de otros.

Summary
Review Date
Reviewed Item
Promesas de Dios
Author Rating
51star1star1star1star1star

Jeshua

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *