Esperar en Dios – 6 maneras de como esperar en Dios 

Esperar en Dios, espera en el Señor

En un mundo impaciente, la persona que ora debe aprender a esperar en Dios. A continuación, te indicamos cómo hacerlo.

Esperar en Dios y sus respuestas mientras oramos.

Esperar en Dios - 6 maneras de como esperar en Dios Si eres como yo, tus oraciones a menudo reflejan impaciencia, incluso petulancia. “¡Date prisa, Dios!” “¿Por qué tardas tanto?” Sin embargo la persona que ora debe aprender a esperar en Dios. ¿y qué significa eso? ¿Cómo hacemos eso? Esperar en Dios no es una postura pasiva. Implica acción. Requiere esfuerzo, particularmente para las personas del siglo XXI, que todo lo quieren rápido.

 

Aquí hay 6 maneras de esperar en Dios

 

No dejes de orar

 

David, el gran pastor-rey de Israel, recibió un PHD. En esperar en Dios. Él escribió y cantó salmos a menudo:

Esperé pacientemente al Señor; Y se inclinó a mí y oyó mi clamor (Salmo 40: 1).

Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor! (Salmos 27:14, NVI).

De hecho, ninguno de los que te esperan se avergonzará (Salmo 25: 3)

 

Nuestra Esperanza en Dios con citas bíblicas 

 

¿Quién mejor, entonces, para mostrarnos cómo esperar en Dios que David y su “Salmo 130”? El salmo 130 es una oración de principio a fin. David derrama su corazón a Dios:

 

VER TAMBIÉN: Como Perseverar en Dios en Oración

 

De las profundidades te he clamado, Señor.

¡Señor, escucha mi voz!

Deja que tus oídos estén atentos

A la voz de mis súplicas (Salmo 130: 1-2)

 

Esperar en Dios no es una sensación que sentimos cuando oramos, sino una intensificación de la oración. Si estamos esperando en Dios. Somos, en todo caso más activos en la oración de lo que fuimos antes.

 

Examínese a sí mismo.

 

Mientras espera, los pensamientos de David se vuelven hacia adentro, reflexionando sobre el estado de su corazón y su vida y recordándose la bondad de Dios por el perdón:

 

Si tú, Señor, tomaras en cuenta los pecados,

¿Quién, Señor, sería declarado inocente?

Pero en ti se halla perdón,

Y por eso debes ser temido. (Salmo 130: 3-4, NVI).

 

Mientras esperamos a Dios, también buscamos en nuestros propios corazones para confesar cualquier pecado que pueda obstaculizar una respuesta o hacer cualquier rendición que nos direccione aún más con los planes y propósito de Dios.

Espera en el señor versículos de esperanza

Enfoque y reoriente su corazón, alma y mente.

 

David no pasa el tiempo moviendo sus manos de un lado al otro o tirándose por el suelo; Él enfoca sus pensamientos y se alinea con la palabra de Dios:

 

Espero al Señor, lo espero con toda el alma;

En su palabra he puesto mi esperanza. (Salmo 130: 5)

 

Esperar en Dios a menudo implica leer y repetir la palabra de Dios y enfocar nuestros pensamientos en “lo que es verdadero, honorable, justo, puro, admirable… [y pensando] en cosas excelentes y dignas de alabanza”

(Filipenses 4: 8)

 

Mantenga los ojos y el corazón alertas

 

Esperar en Dios requiere una mayor atención y vigilancia en la que escaneará los alrededores, las circunstancias, las conversaciones y las “coincidencias” son pistas e indicaciones de la respuesta de Dios en el horizonte:

 

Espero al Señor con toda el alma,

Más que los centinelas la mañana. (Salmo 130: 6)

 

Un centinela en las paredes de una ciudad estaba constantemente buscando en el horizonte y escaneando el paisaje si hallaba movimiento alguno. El alma que espera a Dios estará igualmente alerta para los indicios y heraldos que Dios está mostrando.

 

Sigue confiando, recordando y esperando.

 

Mientras espera, David se recuerda a sí mismo quién es Dios, qué ha hecho Dios en su vida y por qué debe seguir esperando en Él:

 

Así tú, Israel, espera al Señor.

Porque en él hay amor inagotable;

En él hay plena redención. (Salmo 130: 7)

 

Esperar en Dios, pacientemente espere a Jehova 

 

VER TAMBIÉN: Dios sustenta a su siervo. Salmo del David

 

Continúe

 

Demasiado a menudo cuando estamos esperando en Dios. Pensamos que nos hemos congelado y dejamos de progresar. Pero Dios es tan capaz de cerrar puertas y de abrir caminos como Él los abre. Así que en lugar de elegir la inacción, nosotros que esperamos en Dios podemos seguir adelante.

 

Y Él redimirá a Israel

De todas sus iniquidades (Salmo 130: 8, LBLA).

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *